La persona que se encarga de repartir las cartas y además darle consejos al jugador en cuanto al juego de póker, además se sienta adelante de él, tiene el nombre de repartidor de casino y tallador que en el idioma francés se le llama crupier o croupier.

En los casinos, las salas para jugar o cualquier otro centro de diversión que existe, necesariamente tiene que haber un empleado que se encargue de la organización y control de este, entre otras funciones que se le asignan para que todo se lleve a feliz término.

Es el repartidor de casino que planifica los juegos de mesa, azar, entre otros. Él supervisa las apuestas dadas en el juego, como por ejemplo lanzar la bola en la ruleta, repartir las cartas, hacer llegar los dados con el stick, ellos a su vez se encargan de tirar los dados, son los que cobran, les pagan a los jugadores en su momento indicado, de alguna manera les prestan sus conocimientos a los jugadores en la mesa de juego.

El tallador o crupier tiene que cumplir únicamente las normas que se le asignan en el casino, específicamente en las salas de juego, no puede tomar decisiones personales en cuanto a los juegos, porque esto le traerá problemas negativos para él, sin embargo, con la experiencia adquirida en esto, su trabajo se desarrolla automáticamente.

El repartidor de casino tiene que estar bien preparado en cuanto a la aritmética se refiere, además tiene que contar el dinero en una forma rápida y con mucha habilidad mental, tiene que estar muy pendiente de las apuestas que hacen los jugadores en el momento.

El croupier supervisa el casino en muchas maneras, ya que hay jugadores que quieren ser más vivos que los otros en cuanto a la forma como cuentan las cartas. Es por eso que tiene que vigilar.

El repartidor de casino aparte de estar muy pendiente y pendiente de los jugadores para que no exista ninguna alteración de parte de ellos, tiene que tener una presentación personal excelente y con muy buenos modales, inclusive esta es una de las normas que aparecen en el contrato en el de aceptarlo.

El croupier debe mantenerse de pie durante 10 horas diarias, es decir no puede descansar y al mismo tiempo debe compartir y a la vez lidiar con personas pasadas de tragos y otras no muy decentes, así mismo debe respirar el humo de cigarrillos que es un olor característico que se encuentra en estas salas de juego.

Free Divi WordPress Theme, Find new Free Android Games at dlandroid24.com